sábado, 17 de enero de 2015

Catastro multipropósito: alcance del término en la actualidad

En distintos ámbitos gubernamentales, profesionales y sociales se menciona el término, pero ¿se entiende realmente de que se está hablando cuando se hace referencia al catastro multipropósito o multifinalitario?. Intentaremos en este breve artículo aportar una opinión que contribuya a esclarecerlo.
En principio, el concepto fue desarrollado en un momento en que las tecnologías vinculadas a la captura y gestión de los datos sobre el territorio en forma automatizada eran incipientes, pero que se vislumbraba que estarían plenamente operativas en un lapso no muy largo de tiempo. Más concretamente, las primeras referencias aparecen en 1975 en una tesis de doctorado titulada: “The Nature, Design and Development of Multi-Purpose Cadastres” (La Naturaleza, Diseño y Desarrollo de Catastros Multipropósito) del profesor emérito de la Universidad de New Brunswick, Canadá, John Mc Laughlin. Posteriormente, en 1980 en los Estados Unidos, se publica “Need for a Multipurpose Cadastre” (Necesidad de un Catastro Multipropósito) elaborada por un panel de expertos y editada por la National Academy Press
 

En esta obra se define el Catastro Multipropósito como un marco que da apoyo a información exhaustiva y continua del territorio a nivel de parcela. En cuanto a sus componentes se hace mención a:
1.      un marco de referencia geodésico,
2.      mapas base a escala grande,
3.      una capa de parcelas,
4.      un identificador único para cada parcela, y
5.      una serie de registros y archivos de datos territoriales que pueden ser vinculados a través de los identificadores parcelarios.

El marco de referencia es la red geodésica que proporciona los datos de posición sobre la superficie terrestre, necesarios para relacionar espacialmente entre sí las distintas capas que conforman el sistema, como por ejemplo, los mapas base -que pueden ser producto de una restitución fotogramétrica- y el registro gráfico de parcelas. El identificador único de cada unidad de registro, que es lo que se conoce como nomenclatura catastral, sirve para asociar a la parcela derechos, usos, valores y otros atributos. En cuanto a los mecanismos de vinculación estableció además del señalado identificador, otros que permitan asociar variados registros, por ejemplo la publicación mencionó a los mapas especializados (temáticos) y destacó a la teledetección y el Sistema de Posicionamiento Global (GPS) como técnicas de levantamiento “prometedoras” para obtener datos sobre recursos naturales.
 

Componentes de un Catastro Multipropósito. Fuente: Panel on a Multipurpose Cadastre, Commitee on Geodesy, National Research Council (1980), pág. 14

En cuanto al resto del contenido de la obra, podemos decir que puso énfasis más en el cómo que en el para qué, más concretamente en los requerimientos técnicos y en los requisitos organizacionales necesarios para lograr su instrumentación en la práctica.

Uno de los problemas fundamentales con el concepto original, es que el catastro multipropósito fue concebido como una gran base de datos del territorio que podía contener una cantidad virtualmente “ilimitada” de datos espaciales y atributos estructurados en un sistema unificado o bien en pequeños sistemas o subsistemas enlazados. Lógicamente que esta visión presentaba dificultades en su concepción, primero por limitaciones institucionales, y segundo porque cualquier sistema catastral debe contener solo aquellos conjuntos de datos que sean esenciales para el cumplimiento de sus objetivos fundamentales, sobre todo apuntando a la sostenibilidad de su mantenimiento.

Algunos años más tarde,  la Federación Internacional de Agrimensores (FIG) definió a los Sistema de Información Territorial (SIT) como “una herramienta para la toma de decisiones legales, administrativas y económicas y una ayuda para el planeamiento y el desarrollo que consiste, por una parte, de una base de datos que contiene objetos del territorio espacialmente referenciados para una jurisdicción definida y, por otra parte, de procedimientos y técnicas para la captura, actualización, procesamiento y distribución sistemática de los datos. La base de un sistema de información territorial es un sistema de referencia espacial uniforme para los datos del mismo, el cual facilita además la vinculación entre los datos del sistema y con otros datos relacionados al territorio.” (citado en Larsson, G., 1991, pág. 2)

Esta definición ciertamente emparentada con el catastro multipropósito, aporto un enfoque más orientado a los usos y al manejo de los datos con sistemas automatizados, quedando el sistema de referencia espacial (marco de referencia) como nexo integrador de ambos conceptos. Tratándose de una definición tan amplia, ha sido usual que para vincular a los SIT más específicamente a las actividades catastrales, comenzaran a denominarse SIT de base parcelaria.

Finalmente, ya en la década del 90 y con las tecnologías de información geográfica consolidadas y el desarrollo de Internet, apreció el concepto de Infraestructura de Datos Espaciales (IDEs), que trajo consigo principios orientadores para la gestión y el intercambio de datos de manera descentralizada, y el desarrollo de los mecanismos de acceso (servicios) para acceder a conjuntos de datos producidos por diferentes organizaciones que administran distintos tipos de datos vinculados al territorio. 

Este cambio de paradigma, colocó a las organizaciones catastrales en el rol de proveedores de datos fundamentales (*) para las IDEs, motivo por el cual la idea original del catastro multipropósito cambió por la de ser una infraestructura de información territorial básica más que una gran base de datos que puede ser utilizada para cualquier finalidad.

La orientación multipropósito o multifinalitaria de los catastros se consigue entonces a partir de la integración de sus activos de información en IDEs o con aplicaciones sectoriales, tales como las relacionadas con el planeamiento, desarrollo de infraestructura, manejo de recursos naturales, gestión del medio ambiente, etc; posibilitando de esta manera que otros organismos públicos, empresas, profesionales, técnicos y simples ciudadanos, utilicen los datos catastrales como base para el desarrollo de sus sistemas organizacionales o bien como insumo para sus procesos de trabajo.

En definitiva, el catastro multipropósito o multifinalitario significa hoy muchos usos y no muchos datos.
 

Bibliografía consultada:

Directiva 2007/2/CE del Parlamento Europeo y del Consejo del 14 de marzo de 2007 por la que se establece una infraestructura de información espacial en la Comunidad Europea (INSPIRE), http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32007L0002&from=ES

Larsson, Gerhard (1991). Land Registration and Cadastral Systems. Ed. Longman Scientific & Technical.

Panel on a Multipurpose Cadastre, Commitee on Geodesy, National Research Council (1980). Need for a Multipurpose Cadastre. Ed. National Academy Press, Washington D.C..


(*) Datos fundamentales: son aquellos que sirven de referencia para construir o referenciar cualquier otro conjunto de datos temáticos. Ejemplos:
-          El art. 1° de la Ley Nacional de Catastro 26.209, respecto a las finalidades de los catastros territoriales menciona que “Constituyen un componente fundamental de la infraestructura de datos espaciales del país …”. 
-          El anexo 1 de la Directiva 2007/2/CE, que recoge la división en temas de los conjuntos de datos prioritarios para la realización de INSPIRE, menciona en el punto 6 a la parcela catastral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario